El Single Action Army, una de las pistolas más famosas de la historia, lleva en producción de forma casi ininterrumpida ciento treinta años, en el transcurso de los cuales ha pasado por varias etapas evolutivas y ha sido objeto de innumerables modificaciones.
Sus orígenes se remontan a 1872, un período muy turbulento en la historia de Estados Unidos: se estaba en guerra contra los indios y los servidores de la Ley escaseaban, sobre todo en el indómito Oeste. La necesidad de armas era creciente, y el uso de éstas experimentaba un fuerte impulso a raíz del descubrimiento del cartucho metálico: todo lo necesario para disparar estaba integrado en un pequeño envase: el casquillo.

Por supuesto, el Ejército estadounidense deseaba equiparse también con los nuevos tipos de revólveres que estaban arrinconando rápidamente a los de avancarga, y encargó a Colt que le suministrase un arma corta de carga trasera. Después de un comienzo poco satisfactorio, debido a que las primeras propuestas del fabricante no eran sino adaptaciones de pistolas de avancarga ya en uso (la Open Top, por ejemplo), el temor a perder un contrato de muchos miles de dólares animó a Samuel Colt a concebir un arma completamente nueva.
William Mason, a la sazón diseñador jefe de la compañía, tomó como base de partida la Open Top y se puso a desarrollar un revólver pensado expresamente para la retrocarga y el uso de cartuchos metálicos. La nueva pistola, llamada Single Action Army (SSA), utilizaba el tradicional sistema de rotación Colt y se distinguía por su armazón cerrado (como el del Remington 1863), pues hasta entonces todos los modelos de la compañía lo habían tenido abierto. Apareció inicialmente calibrada para el .45 Colt, un cartucho concebido al mismo tiempo para ella, pero al cabo de dos años era adaptada para usar la munición del .450 Eley. A medida que aparecían nuevos cartuchos, Colt modificaba su pistola para poder dispararlos, así que en muy poco tiempo fueron añadiéndose al catálogo versiones del revólver en los calibres .475 Eley, .44-40, .44 Rimfire, .22 Rimfire, .38-40, .32-20, .41 y .38 Colt, .32 Smith & Wesson y Colt, .44 Russian, .32-44, .380 y .450 Eley, y .38-44. Por si todos estos calibres no fueran suficientes, Colt decidiría años después modificar su Single Action para que pudiese utilizar los cartuchos del .38 Special, .44 Smith & Wesson y Special, .45 ACP y, finalmente, .357 Magnum. El hecho de que este revólver fuese fabricado para casi todos los calibres existentes en la época es el mejor indicio de su tremendo éxito comercial, que se basó en unas características de uso y una mecánica impecables.

Con el paso de los años, el Colt SAA fue objeto de numerosas modificaciones, tanto de orden estético como mecánico.
En los primerísimos ejemplares, al parte superior del cañón llevaba grabadas las señas de la casa fabricante: "Colt´s PT.F.A. Mfg. Co. Hartford CT. U.S.A.". Después de los dos primeros años de producción, en que el revólver se fabricó en un solo calibre, a esas incisiones se añadieron otras que especificaban la munición.
Los primeros ejemplares tenían un punto de mira de guión de metal blanco, luego sustituido por uno de hoja hecho de hierro. La palanca del expulsor, inicialmente redonda y con un agujero en el centro (denominada "de ojo de buey"), fue sustituida en la década de 1880 por una en pico de ave que se adaptaba mejor al perfil del arma.
El sistema de retenida del eje del tambor fue cambiado más tardíamente, hacia 1892. Al principio, la varilla era mantenida en posición por un tornillo que entraba frontalmente en el armazón; comoquiera que esta pieza solía perderse con cierta facilidad, fue sustituida por un pasador cargado por un muelle que todavía se usa en las réplicas de la SAA que se producen actualmente.
También las cachas han evolucionado con los años: inicialmente de madera, vaciada de un bloque único como sucedía en las viejas armas de avancarga, en 1896 fueron reemplazadas por dos piezas independientes hechas de goma dura, que eran mantenidas en posición mediante un bulón pasante.
El SAA estuvo en producción ininterrumpida hasta 1941, año en que, para poder hacer frente a las necesidades del ejército estadounidense durante la II Guerra Mundial, Colt empleó todos sus recursos en la fabricación de otros productos.
Sin embargo, en 1955 el SAA fue producido de nuevo para satisfacer un mercado que, curiosamente, estaba siendo alimentado por un género cinematográfico pujante, el de las películas del Oeste. Los nuevos revólveres se distinguían de los precedentes por la sigla de su número de serie, que ahora empezaba con las letras “SA”, y porque solo se fabricaban en cuatro calibres: .38 Special, .357 Magnum, .44 Special y .45 Colt.
En 1981, Colt suspendió la producción del mítico SAA, pero no hicieron lo mismo los fabricantes de réplicas que siguieron adelante con una producción paralela para los coleccionistas y aficionados al tiro con armas de época, sobre todo los europeos.
Pero, increíblemente, la demanda de ese revólver de 1873 no cesaba y Colt se vio casi en la obligación de volverlo a fabricar, a partir de 1992, después de haberlo introducido una serie de modificaciones menores de diseño y de funcionamiento mecánico.


Un rasgo distintivo del SAA, una característica que lo diferencia de cualquier otro revólver de su época, es que tiene numeradas todas las piezas que lo componen, bien con su matrícula de serie completa, bien con las dos cifras finales de ésta.
Se trata de un detalle muy importante, sobre todo para los coleccionistas actuales pues permite reconocer de inmediato los ejemplares montados a partir de componentes sueltos, que obviamente tienen menos valor.
Aparte de esto, el éxito del Colt Single Action Army reside esencialmente en la simplicidad de su construcción. Partiendo del principio de que aquello que no existe no se puede romper, el arma fue diseñada con las piezas mínimas imprescindibles: aparte de los elementos principales, esto es el armazón, el cañón, el barrilete y la empuñadura, solo cuatro móviles, es decir, el martillo, el diente de retenida del tambor, el diente de giro de éste y el disparador.
Estos componentes están fijados por tornillos, dos de los cuales sirven también para bloquear sendos muelles de hoja. El martillo está articulado en el interior del armazón y es mantenido en posición avanzada por un potente muelle real de hoja atornillado dentro de la empuñadura; en la parte inferior derecha del martillo, el diente de avance del tambor está montado en un pasador.
En la parte inferior del armazón encontramos el disparador, levemente desplazado a la izquierda del eje del arma; el diente de retenida del tambor, en el lado derecho, y un muelle de horquilla que atornillado al armazón, mantiene las dos piezas anteriores en posición de reposo. Cuando se monta el martillo, la palanca de avance del tambor sale de su alojamiento y hace girar dicho elemento; al mismo tiempo, un resalte del martillo hace bajar el diente de retenida de dicho barrilete para que pueda girar libremente; finalmente, el disparador se engancha sucesivamente en tres resaltes practicados en la nuez (la base) del martillo para otras tantas funciones.
El primer resalte libera el tambor de su diente de retenida para que pueda girar sin composición y así poder proceder a la recarga de sus seis recamaras; el segundo resalte hace las veces de seguro, colocando el martillo en la posición de medio montar entre dos recámaras del barrilete, y el tercero alinea sucesivamente cada una de las recámaras con el martillo, bloqueando el tambor en esa posición: el arma está lista para hacer fuego. Este sistema de funcionamiento es tan eficaz que todavía hoy es utilizado en la mayoría de los revólveres de acción simple modernos.




FICHA TÉCNICA
Fabricante: Colt’s Manufacturing Company. Hartford, EEUU.
Modelo: Single Action Army 1873
Calibre: .45 Long Colt
Longitud del canon: 140 mm con seis estrías dextrógiras y un paso de 1:16.
Longitud total: 279 mm
Peso en vacío: 1190 g
Armazón: en acero irisado.
Funcionamiento: por rotación y armado del martillo manuales.
Sistema de disparo: de acción simple, con una presión sobre el disparador de 1,7 Kg.
Seguros: manual, llevando el martillo a medio montar.
Alimentación: tambor de seis disparos.
Liberación del tambor: por extracción del eje de rotación, bloqueado por un pasador.
Cachas: de madera de nogal lisa, vaciadas a parir de un solo bloque; o de goma dura, en dos elementos retenidos contra la empuñadura por medio de un bulón pasante.
Elementos de puntería: alza practicada por fresado en el puente del armazón; punto de mira de hoja.
Acabado: armazón, martillo y disparador, irisados; cañón, tambor, marco de la empuñadura y guardamonte en pavón azul.
_________________